Close
(0) Artículos
You have no items in your shopping cart.
Categorías
    Filters
    Preferencias
    Search

    Fuentes de alto voltaje para electrohilado

    La serie FLX-HV es una nueva familia de fuentes de alimentación de AC a DC flexibles y versátiles de alto voltaje que ofrecen rendimiento y versatilidad combinados con controles locales multifunción ricos en funciones, interfaces USB / LAN estándar y una amplia gama 110 / Voltaje de entrada de 230 VCA con un bajo nivel de rizado.

    La serie FLX-HV tiene un diseño altamente eficiente, compacto y robusto. Combinando operación simple y una pantalla multifunción fácil de usar, estas fuentes de alimentación son adecuadas para aplicaciones en la industria, la ciencia y las instituciones de investigación.

    Esta serie presenta voltajes de salida de 10 kV, 30 kV y 50 kV con niveles de potencia de 200 vatios, 500 vatios y 1.000 vatios.

    Las fuentes de la serie FLX de TDK son ideales para proyectos de investigación y de desarrollo de proyectos enfocados al área de la física, química o electroquímica por ejemplo en técnicas como el electrohilado.

    Además de ser usadas en un sinfín de aplicaciones como:

    • Fotomultiplicadores
    • Pruebas de aislamiento
    • Electrostatica
    • Fuentes de iones
    • Sputtering
    • microscopio electronico
    • Espectrometria de masa
    • Acelerador de particulas

    y mas...

    ¿Por qué usar una fuente de alto voltaje para la técnica de electrohilado?

    Mediante el electrohilado es posible fabricar fibras con diámetros desde micras hasta nanómetros.

    Gracias a esta tecnologia se han podido fabricar biomateriales para uso en medicina.

    A escala de laboratorio, un montaje típico de electrohilado requiere de una fuente de poder de alto voltaje (~30 kV) que proporciona la carga eléctrica (polo positivo) a una solución de un polímero contenida en una jeringa con aguja metálica conectada a la fuente de poder. En el otro extremo, se localiza un colector metálico (polo negativo) conectado a tierra (aluminio, cobre, etcétera), lugar en que se depositan las nanofibras. El electrohilado se inicia cuando se aplica voltaje en la punta de la aguja donde se forma una gota (en forma de cono) de solución de polímero como consecuencia de su polarización electrostática. Cuando la fuerza del campo eléctrico es mayor que la tensión superficial, la solución de polímero es expulsada hacia el colector en forma de un hilo. En el trayecto hacia el colector, el solvente se evapora para dar lugar a la formación de una nanofibra que se deposita en el colector, formándose una membrana no tejida. (Romero, Jorge, 2013)

    Debido a la cantidad de polímeros que es posible electrohilar con diferentes arquitecturas, en los últimos años se han realizado investigaciones para utilizar nanofibras en medicina regenerativa (nervios, tejido conectivo, tendones, inserción de tendodes con hueso, etcétera).

    Aplicaciones como la anteriormente mencionada, hacen de la serie FLX de TDK Lambda, una solución ideal para el investigador que busca desarrollar proyectos en los cuales se requieren voltajes muy grandes y corrientes bajas.

    Romero, Jorge (2013). El "electrohilado" de fibras poliméricas en aplicaciones médicas, Saltillo, Coahuila: Recuperado de: https://www.ciqa.mx/index.php/difusion-y-divulgacion/sala-de-prensa/191-el-electrohilado-de-fibras-polimericas-en-aplicaciones-medicas